sábado, 14 de mayo de 2016

La bruja habla...



"¿Cómo funciona la magia?" La joven pregunta con la avidez propia de quien ambiciona saberlo todo demasiado pronto. La anciana bruja, entre piedras labradas y velas y hierbas, reflexiona su respuesta. Ha de explicarle tantas cosas que sólo se aprenden viviéndolas... Sabe que no hay atajos, nunca los hay para lo importante, sino mucho trabajo y concentración. La anciana entonces, con su voz suave y pausada, le habla... La magia no funciona hasta después de haber realizado un largo viaje, un viaje que no cesa nunca, un viaje que dura una y todas las vidas; un viaje hacia el fondo de ti misma. Cada etapa, cada momento es diferente porque el aprendizaje constante hace que la mujer que eres hoy sea distinta de la que fuiste ayer y de quien llegarás a ser mañana, por eso hay que buscar la esencia de lo que es verdadero de ti para que no te arrastren las mareas de los deseos fugaces que nublan el pensamiento y las obsesiones que alteran la voluntad, y sepas siempre hacia dónde dirigirte.

"¿Y cómo saber cuál es esa esencia que es sólo mía?" Cierra los ojos, acalla las voces de fuera y escucha lo que te dice la tuya. En algunas personas ha estado tan callada que apenas sabe ya susurrar, pero si le dejas tiempo y libertad, siempre vuelve. Solo atravesando los abismos más ocultos de tu conciencia sabrás quién eres de verdad. Yo solo podré ayudarte iluminando algunos tramos de tu camino, pero tendrás que recorrerlo tú sola.

"¿Puede una bruja hacer el bien y a la vez el mal?" La magia contiene un poder doble, igual que todo en la naturaleza contiene un aspecto de las cosas y su contrario. Como el veneno de la serpiente que cura y mata según utilicemos la sustancia. Pero al hacer magia, has de saber que todo lo que deseas para otros te afecta irremediablemente a ti misma. No es una leyenda de viejas para asustar a las principiantes. Es la primera ley que existe sobre la Tierra; lo que envías no es que te vuelva, es que ya está en ti, porque para hacer magia has de transformarte primero en aquello que deseas. Por eso, si deseas enviar amor, tendrás que convertir todo tu ser en puro amor, si deseas enviar sufrimiento, tendrás que ser tu propia fuente de dolor. Y una bruja verdadera no se quiere tan poco como para encadenarse ella primero por desterrar a otra persona a los infiernos. ¿Entiendes cómo funcionan los deseos? ¿Entiendes que no puedes lograr nada sin haberte convertido antes en eso mismo que quieres? Las velas, las piedras y las hierbas son sólo el ritual que centra la atención; la auténtica magia se hace desde dentro, desde lo más profundo y verdadero de tu propio ser. Por eso, cuando estés preparada para invocarla, mantén el corazón limpio, la mente clara, la voluntad firme y, sobre todo, ten mucho cuidado con lo que deseas.

"¿Entonces..." Por hoy ya está bien, tienes mucho en qué pensar y yo estoy cansada de tanto hablar, seguiremos otro día...



Texto: Zoraida A.M.

Foto extraída de internet. Si eres su autor dímelo y añadiré tu nombre o la retiraré de inmediato. 









2 comentarios:

  1. Me gusta. :)
    Tiene todo el sentido del mundo.

    Una entrada muy especial. Excelente para reflexionar.


    Buen día, Zoraida.

    ***

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hasta que no se conoce uno a fondo no llega a saber realmente lo que de verdad desea. Y cuando se desea algo con el corazón, es como convertirse en eso mismo. Muchas gracias por estar y dejar tus siempre amables estelas en este universo. :) Muy buen día.

      Eliminar