martes, 21 de junio de 2016

Ardiendo el verano



Sigue girando la rueda del año y llegamos al día más largo, a la noche más corta. Noche de luna llena que anuncia el verano. La luz en su plenitud. Reinado del sol ardiente.
Tiempo de fiesta, de fuego y agua. Tiempo de recoger frutos de lo cosechado. Noche de umbrales abiertos, de reinos ocultos que se abren a nuestro encuentro.
Esta noche salta la hoguera y deja atrás lo que te hiere, lo que no quieres. Salta la hoguera para mantener en ti la pasión y el espíritu brillante para alcanzar nuevos horizontes.
Cuentan algunas leyendas que si esperas el alba mirando las estrellas en la noche del solsticio, ellas te darán el regalo de la felicidad. Mira entonces el cielo, espera lo bueno. Y vive. Vive el tiempo de expansión y libertad en el que volver a encontrarte contigo, de pedir deseos imposibles al paso de estrellas fugaces, de sentir dentro de ti el suave respirar del mar, de rodar entre amapolas en campos dorados, de imaginar mil viajes y aventuras, de languidecer en siestas eternas o dormitar bajo la sombra de un árbol, de hacerte todas las preguntas... sin importar esta vez cuáles sean las respuestas. Tan solo deja que esa chispa que deseas te encienda y arde, arde como nunca en la pasión del verano.

Texto: Zoraida A.M.
Fotografía extraída de internet, si eres su autor dímelo y añadiré tu nombre o la retiraré de inmediato. 

2 comentarios:

  1. Cómo estás.

    Un gusto estar en tu entrada.

    Tiempos primaverales acaecen gloriosos en el corazón.
    Es tiempo de mil colores bajo el bello sol de esta estación.

    Y todo sonríe. La alegría reluce como el oro de gran filón.


    Buen día, Zoraida.


    ***

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tiempo de disfrute y de expansión. De vivir y vibrar. Alegre y hermosa estela la que dejas, Forastero. Muchas gracias. Buen día para ti también. :)

      Eliminar