martes, 9 de agosto de 2016

La bruja y las encrucijadas



Igual que existen los umbrales del tiempo, esos instantes fronterizos en que no se sabe bien si está anocheciendo o está despuntando el alba, existen lugares límite situados en medio de ninguna y, a la vez, todas partes. Un puente sobre un río, entre el aire y el agua; la orilla del mar, agua y tierra; en el cielo, tierra y aire y agua... En esos lugares la bruja sabe que está ante la magia de lo invisible.
Igual que existen esos lugares, también hay momentos en que la bruja sabe que está ante un momento crucial en su vida, un momento en el que tiene que tomar una decisión que definirá sus pasos a partir de entonces. La bruja siente que ha pasado mucho tiempo en un lugar, una relación, desempeñando un trabajo... que ya no le hace crecer, que la estanca o la ahoga, y aunque a veces se engaña, sabe que es el momento de partir. En realidad, la vida sería fácil si se queda en ese nido, pero su alma se marchita, sus ojos dejan de brillar y se abandona a la inercia de lo cotidiano sin luchar porque a nada le encuentra ya sentido. La bruja sabe que no debe esperar tanto, pero a veces, se necesita que la vida sea fácil. Cuando se nota reseca en cuerpo, alma y mente, es porque se ha demorado demasiado tiempo. Entonces se dirige al corazón del bosque, al calvero del río, a la orilla del mar, a la cueva ancestral... y se escucha desde lo más profundo de sí misma, escucha con atención lo que su intuición le cuenta. A veces tiene que responderse a preguntas muy duras, otras, se avergüenza de sí misma, otras, se asombra de su cobardía, pero la bruja siempre se enfrenta a sí misma.
Hay momentos así, y quien conoce los ciclos de la naturaleza, sabe que en algún momento hay que partir para que se sigan sucediendo los cambios, para que fluya en su plenitud la vida.
Abandonará su hogar, las personas que la rodearon, el medio en el que se desenvolvía su quehacer diario por algo incierto, sin garantías, por un empezar de nuevo la vida.
Pero la bruja no tiene miedo y sus ojos desprenden brillo de estrellas al imaginar el porvenir. Los lugares no importan, ella sabe que su verdadero hogar está en sí misma. Ella, su cuerpo, su alma y su mente son su hogar. Y los llevará consigo siempre. Por eso no tiene miedo de abandonar lo que una vez fue paraíso y se volvió jaula.
La bruja se toma su tiempo, se despide de esos lugares, de los genios y criaturas que los habitan, y les agradece que la acogieran y cuidaran, que le dieran todas las lecciones que necesitaba aprender en ese espacio y durante ese tiempo. Y una vez que se ha despedido como debe, se marcha.
La bruja no se entristece porque sabe que un nuevo camino se inicia en su vida, nuevas oportunidades la esperan. Sabe que el que fue su sitio, ahora será ocupado por gentes que traerán consigo costumbres, palabras, vivencias que lo enriquecerán proporcionándole energía nueva.
La bruja emprenderá su viaje, sabiendo que, ante un cruce de caminos, cerrará los ojos y, dejando hablar a su corazón, sabrá qué paso dar hacia su nuevo destino.


Texto: Zoraida A.M. 
Imagen extraída de internet. Si eres su autor/a dímelo y añadiré tu nombre o la retiraré de inmediato. 




8 comentarios:

  1. Que te juegas a que si se equivoca aparece alguien que le dirá:
    Ves? Yo sabía que te estabas equivocando...

    De los "espabilados" no se salvan ni las brujas, lamentablemente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por supuesto MissK, eso es así. Y normalmente lo dicen quienes nunca apuestan por su corazón, quienes nunca se lanzarán al abismo. Probablemente nunca se estrellen, pero tampoco volarán, quizá nunca lleguen a vivir su propia vida. Pero en esp consiste también la libertad, en que cada uno elija su camino. Gracias por estar y dejar tu estela en este universo. Un beso grande. :))

      Eliminar
  2. Nuestro confort nos aleja muchas veces de nuestra libertad para cambiar nuestra vida, hasta q nuestra mente y cuerpo dicen hasta aquí y damos un giro a todo sin temer a las consecuencias y al adiós a la seguridad q dejamos por una incertidumbre inexplorada q nos atrae como un imán en un deseo de esa felicidad tan anhelada,incierta e insegura.
    Siempre sacas reflexiones internas con tus palabras querida Zoraida, sigue haciéndonos hablar lo q la mayoría de las veces callamos,asumimos y no expresamos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es justo ese pensamiento que tan bien has expresado. La necesidad de dejar lo que nos apaga y buscar lo que nos enciende la mirada y el corazón. Aún a riesgo de equivocarnos, aún con la posibilidad de perder. Gracias por tus estelas tan queridas en este universo María José. Un beso grande. :))

      Eliminar
  3. Echaba mucho de menos a tu bruja Zoraida y en su regreso me encuentro que me da la respuesta que necesitaba para el momento que vivo. Tu bruja es la esencia de la mujer sabia que todas llevamos dentro. No dejes nunca de escribir sobre ella. La primera entrada que te leí fue "una.todas" y a partir de ahí me enamoré de tus historias y te leo siempre aunque no te comente. hoy no he podido evitar darte las gracias por la bruja. No dejes de iluminarnos a las demás con tu luz, estrella maravillosa. Abrazos con todo mi cariño.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias por estar, por leerme y por tus preciosas palabras. Me alegra mucho haber sido tan oportuna y ojalá te haya podido ayudar aunque sólo sea un poquito. La bruja seguirá por aquí, porque aún tiene cosas que contarnos. "Una. Todas" es uno de mis escritos preferidos, por eso me hace muy feliz que fuera el que te hizo seguir navegando por este universo. Mi abrazo de luz y mi agradecimiento por tu presencia, I.D.A. :))

      Eliminar
  4. Una bruja maravillosa me ha enviado el link de esta entrada tuya.
    La he leído unas 10 veces. Cada vez que la leo le extraigo más sentido y fuerza para mí encrucijada personal.
    Como buena bruja, a la que amo y admiro, ella siempre sabe darme la herramienta en cada preciso momento. Y esta vez has sido tú.
    Desde el corazón, muchas gracias Zoraida. Eres especial

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Infinitas gracias por estar y dejar tan hermosa estela en este universo, que es también tuyo, Amagnífico.
      Hay épocas así, de cambios, de decisiones difíciles que marcarán aspectos importantes de la vida. Me hace muy feliz que esta entrada haya podido, aunque haya sido sólo un poco, iluminar parte del camino.
      Mi abrazo de luz y mis mejores deseos para ti y para tu bruja maravillosa y sabia :))

      Eliminar