domingo, 2 de octubre de 2016

La bruja y las hogueras


"Porque soy demasiado viva, demasiado desbordante, para vivir "entre paréntesis"". Anais Nin

"No eres una bruja de verdad hasta que no han querido quemarte en la hoguera"
A sus años, y con la experiencia de mil vidas acumuladas en una sola, la bruja lo sabe bien. Mentes estrechas y reprimidas, personas miedosas o perdidas de sí mismas, gente aburrida y lenguas malvadas. Conoce bien todo el daño que pueden hacer y aún así, sabe que no podrá evitarlo. Tal vez podrá reducir un poco el impacto, pero casi siempre llegará por sorpresa o cuando menos lo merezca. La bruja lo sabe y enjuga las lágrimas de la joven que hoy ha experimentado el odio febril de quien no comprende ni quiere.

"¿Qué puedo hacer?, ¿Cómo haré para ser como ellos esperan?" la joven se siente sola y apartada, hace lo posible por encajar en un mundo donde no la entienden. Todos son iguales, sólo ella es diferente y por eso siente que está equivocada, que debe cambiar. La bruja enciende un atadillo de salvia para espantar los malos pensamientos y prepara un café con corteza de limón y un toque de canela. Cierra los ojos mientras aspira el aroma delicioso y se calienta las manos con la taza. Recuerda cuando ella era así también. Una niña solitaria e incomprendida. Con una visión diferente de la vida, el amor y la muerte. También ella quiso ser como las demás. Unas veces trataba de pasar inadvertida y ocultaba sus conocimientos y habilidades mostrando menos de lo que sabía en realidad, otras, por el contrario, llamaba la atención con estridencias y provocaciones que no eran ella, en ocasiones adoptaba poses que alimentaban su sombra con la adulación de los demás. Siempre portando máscaras falsas y ridículas. Siempre odiándose a sí misma. Lo intentó, por un tiempo muy corto, es cierto, pero lo intentó hasta que una noche soñó con una vida normal y despertó ahogándose y bañada en sudor. Ahora se pregunta cómo era posible que hubiera deseado la muerte en vida para ella misma.
"No puedes ser como los demás. Deja de luchar contra quien eres y desarrolla tus dones. Los tuyos. Los que sólo tú tienes. Enriquece el mundo y ayúdalo a mejorar desde ti misma, no desde el fantasma que otros quisieran que fueras. No pases desapercibida nunca más. No te escondas ni reniegues de tu naturaleza pues entonces no harás nunca nada de lo que puedas sentirte orgullosa de verdad. Sal al mundo y muestra quien eres. Y sobre todo, aprende a oler las hogueras malditas desde la distancia y aléjate cuanto antes de ellas. Hay tantas como incomprensión y prejuicios en la mente de los humanos".

La bruja mira por la ventana cómo avanza la tarde entre dorados y violetas atravesando las nubes. Su memoria vuela hacia los tiempos de sus antepasadas, de las mujeres de sus otras vidas que la acompañan en este camino y a las que también persiguieron por ser sabias o atrevidas, valientes o inconformistas. Libres y vivas. Esa es la enseñanza que quiere darle a su joven bruja; vive tu vida como y con quien quieras, ama, siente, vibra, aprende, construye tu propia hoguera, la del deseo y la pasión que te impulsa y desborda. Expande tu corazón al cosmos infinito del que formas parte y no te pongas límites terrenales. Eso le dirá, esa será la enseñanza de vida que le legará con su ejemplo.

Las mejillas de la joven bruja arden de indignación y cólera, la hoguera del odio y la pena amenaza con consumirla y ella no es así, ella no quiere que la atrapen ahí. Por eso se aleja, se marcha al lugar donde cada vez que lo necesita renace. Destruirá el miedo, el conformismo y la rabia, destruirá la vergüenza de sí misma y el silencio, y renacerá.
Renacerá y se elevará por encima de los maderos apilados y las estacas. Sabrá lo que son las hogueras, las suyas, las de la pasión por lo que hace, las del deseo infinito por el cuerpo del amado, las que destruyen lo caduco, las rituales que dan paso a ciclos nuevos... Esas serán sus hogueras, las que logrará alimentar con sabiduría y tiempo.



Texto: Zoraida*

Imagen extraída de internet. Si eres su autor dímelo y añadiré tu nombre o la eliminaré de inmediato.

10 comentarios:

  1. Esta bruja posee la sabiduría suficiente para alimentar la hoguera que la mueve, para apagar las otras que la hacen arder, esta joven bruja conoce como renacer.
    Una historia conmovedora y llena de una fuerza interior que cala hondo, mi querida Zoradia.

    Mil besitos, preciosa mía.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La joven bruja aprende, en cada una de sus vivencias, que el camino del conocimiento de uno mismo dura una vida entera. Retos que se superan y otros que aparecen para hacernos crecer y avanzar cada vez más.

      Me alegra mucho que te haya gustado, hermosa contadora de historias.
      Un beso grande con todo mi cariño siempre. :)

      Eliminar
  2. Me encanta tu bruja Zoraida, siempre aparece en el momento oportuno y con la enseñanza que necesito. Gracias por haberla creado y traerla a darnos luz cuando muchas de quienes te leemos estamos a oscuras. Un beso grande estrella maravillosa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Infinitas gracias por estar y por tus hermosas palabras Inés. Me alegra muchísimo saber que la bruja llega en el momento apropiado y es capaz de iluminar un poco el camino.

      Un beso grande y mis mejores deseos. :))

      Eliminar
  3. La batalla por el espacio y la luz.

    Y es, que la presencia de extraños... asedia en todo momento.

    La que hace denodados esfuerzos por apagar toda luz.

    Un gusto leerte, Zoraida.
    Fue lo que tu tema me inspiró.

    Un abrazo.

    ***

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los miedos, los prejuicios, la maldad, la ignorancia... hay tanto que oscurece y limita que es necesario seguir caminando incansablemente hacia la luz y el conocimiento propio.

      Siempre agradecida por tu presencia y por dejar tus pensamientos en este, que es también tu lugar.

      Mi abrazo de luz, Forastero. :)

      Eliminar
  4. Bendita maravillosa Bruja de las hogueras vivas...nunca se apague el brillo de tu sabia magia... Abrazo secular.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bendita la Belleza de tu presencia en este lugar donde volar palabras... y que nunca se nos apaguen las hogueras buenas, que no nos abandone la magia en el camino a la Sabiduría.
      Mi abrazo de luz, alma luminosa. :)

      Eliminar
  5. Esas hogueras, siempre están siempre vivas en nostras

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hogueras mágicas que nos elevan, que nos hacen crecer... Y hogueras ajenas que nos queman y de las que renacemos infinitamente más fuertes cada vez.
      Mil besos linda mía. :))

      Eliminar