miércoles, 16 de noviembre de 2016

El jardín creado


Con la huella fugaz de mis dedos trazo una línea invisible en tu cuerpo, talismán perenne que es mi regalo para ti.
Dibujo las letras que me cantan tus poemas nuevos amanecer tras amanecer,
el aroma de las rosas que cada mañana me regalas,
tus canciones dedicadas que alimentan sueños de eternidad.
Día tras día, líneas que acaban entrelazándose y crean, como semillas que germinan en la tierra fértil de los detalles diarios, un jardín frondoso en la piel y el alma.

Porque nosotros llevamos un jardín dentro, nosotros somos ese jardín que nos crece y que es fortaleza y refugio, paraíso y abismo de nuestros sentidos.
Un jardín en el que tu saliva es savia para mi cuerpo que se despliega poderoso ante ti como ofrenda a un sol que no se oculta, rosa ávida del rozar de tus labios,
y mis ojos el umbral del vergel oculto donde madura el fruto exquisito que al paladar abruma en sus matices.

En un lugar del mundo fuera del mundo el esplendor es la geometría sagrada de nuestro jardín secreto.

Texto: Zoraida*

Imagen extraída de internet. Si eres su autor dímelo y añadiré tu nombre o la retiraré de inmediato. 






4 comentarios:

  1. Un jardín maravilloso donde las horas germinan caricias.
    Qué belleza sentarme a leer en vuestro jardín.
    Un placer, querida mía.

    Mil besitos, Zoraida.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Caricias tus palabras que acogen como en un abrazo, mi querida Auroratris.
      Jardín creado de detalles diarios que florece y es puro esplendor.

      Una flor para ti y un beso con todo mi cariño. :))

      Eliminar
  2. Cada uno un jardin y entre todos una enorme selva. Lo has dicho de maravillas Zoraida un placer leerte. Besito

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Palabras, gestos, caricias... detalles como semillas que enraízan y germinan creando un jardín y otro y otro hasta hacer selva y bosque la vida.

      Mil gracias por estar y por dejar tus pensamientos, Demian. Un abrazo. :))

      Eliminar