martes, 14 de marzo de 2017

Renacimiento



"Y cuando al fin me desprenda de tu cobardía,
cuando me convierta en ausencia helada
escucharás mi silencio tronar en cada resquicio de ti.

Entonces me buscarás en el viento salvaje,
en el rugido del mar,
en lo más profundo de la tierra
y hasta en la tempestad.

Y seré todo lo que habita cielos y mundos
...nunca más de ti..."

Hoy la bruja le habla así a su miedo. Hoy suelta las amarras de ese puerto sabiendo que no hay deriva posible si atiende a la razón de su corazón, su único viento favorable. No hay consejos ajenos que sirvan; naufragará o se elevará siendo ella.
Hoy la bruja desata su miedo. Hoy lo ahoga para siempre en su despertar.
                                                 
"Sin pasado que ancle, sin futuro que apremie. Abrir los ojos entre las luces de la aurora y un baile de estrellas. Sonreír. Otear la línea del horizonte. Buscar los secretos del universo. Vibrar en lo inmenso por primera vez. Olvidada por los dioses. Desconocida para los humanos. Libre".



Zoraida*











4 comentarios:

  1. Confesarse así ante el miedo y declararle la rotura de cadenas, la liberación de la sombra que nubla. Libre de su sepultura.

    Me llevo tu oración y tu declaración tan sublime, mi querida Zoraida.

    Mil besitos y feliz día.

    ResponderEliminar
  2. Qué hermosa oda a esa libertad del ser en su más pura esencia… Ese desprenderse de todo, para alzar las alas siendo inmensa y libre… Un resurgir ante la vida!

    Precioso, Zoraida… Un placer sentir(te)

    Bsoss gigantes.

    ResponderEliminar
  3. Preciosa, la libertad buscada en ese universo de palabras. Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. se necesitan, más brujas,rebeldes,libres,locas y menos princesas,interesadas,sumisas y aburridas

    ResponderEliminar