jueves, 13 de abril de 2017

Djinn


Y una noche de entre todas las noches sucedió

que una mano abrillantó la herrumbre de milenios surgiendo así, de la nada y el todo ocultos a miradas profanas, la hacedora de sueños.

"Ha cabalgado tu voz entre las dunas de desiertos yermos, has enfrentado la luz cegadora del sol y te has bañado de luna, tu peregrinar te ha llevado lejos de tu hogar, y cuando ya no esperabas nada me encontraste a mí. Soy la única que puede concederte tus deseos. Lo que me pidas te doy...pero, ¿sabes a lo que te enfrentas? ¿Sabes que nunca olvido cobrar mi tributo?"

"Al fin te encuentro, recompensa de mis días, tú me darás lo que ambiciono"

"¿Y qué deseas que te sea concedido?"

La hacedora de sueños sabe que es cambiante el corazón del hombre; en cuanto la miran se sumergen en una oscura nebulosa donde sueñan cosas distintas a las que desde antes de nacer buscaban... y se pierden...siempre se acaban perdiendo.

"De ti soy, tú eres mi deseo"

Libres, desperdician débiles el tesoro que encuentran y es ella, cautiva y solitaria, quien los cumple en el pasar del tiempo, de ella son siempre todos los deseos.




Zoraida*

3 comentarios:

  1. Como un cuento con moraleja. Mi querida amiga, me has trasladado a los cuentos de las mil y una noche... Y me has hecho disfrutar de tu magia.
    Un placer venir aquí, siempre.

    Mil besitos, Preciosa Zoraida.

    ResponderEliminar
  2. Qué magnífica experiencia es leerte, casi igual que recordar esa voz tuya que lleva lejos y a la vez hacia dentro. Colosal fortuna la de haberte conocido. Gracias.

    ResponderEliminar
  3. Pero qué hermosa historia, querida amiga… Bellas letras vestidas de fábula…

    Cambiante y vulnerable ese corazón que se deja arrastrar fácilmente…

    Precioso, un placer siempre leerte…

    Bsoss enormes 😘

    ResponderEliminar