jueves, 18 de mayo de 2017

Instinto




Aúlla la noche el conjuro nuestro
lanzado hace milenios.

No hay sueño que amaine

....el grito de tu sangre
que me llama
indómita tu lengua se alimenta de mis ganas.
... mi beso en tu pecho
quemadura indeleble
mis labios abismos profundos
de tu Deseo.

Las noches nos duran tanto...
son
eternos paréntesis del tiempo.

Nos arrastran los elementos.
Nos dejamos llevar por ellos.

Marea, Viento... Estrellas... Infinita la noche...

Y no hay pecado ni culpa

Nosotros
delicia y deleite
Naturaleza libre.



Zoraida*