viernes, 6 de mayo de 2016

Sucede que a veces...




Sucede que a veces me alejo y desaparezco por un tiempo. Escucho el grito de mi corazón que ha dado cada uno de sus latidos y necesita renovar su fuerza en el seno de la tierra, lejos del bullicio de las máquinas y las personas.
Tú me conoces. Ya sabes que en mí fluyen en ciclos las corrientes naturales, y ese tiempo en soledad me encuentra allí donde mi centro recupera su vitalidad con el ímpetu del mar, la intuición con el brillo de la luna, la serenidad con la salida del sol y la alegría con el batir del viento. Pero por muy lejos que se halle, siempre vuelve a tu corazón que, aunque tú no lo sepas, lo llama desde la distancia y por el que, en cada regreso, arden aún más fuertes sus llamas.


Texto: Zoraida A.M.
Precioso dibujo extraído de internet. Si eres su autor dímelo y añadiré tu nombre o lo retiraré de inmediato.

No hay comentarios:

Publicar un comentario