martes, 14 de junio de 2016

Una canción triste


El mundo a veces es una estación de tren oscura y fría, donde a tu lado todos pasan de largo y nadie espera para llevarte a casa. Atraviesas la noche, pequeña intrépida y solitaria, por esas calles vacías, con el corazón henchido de libertad y el miedo agazapado en las entrañas.
Te conozco. Eras yo. Por eso ahora estoy aquí para ti, para contarte cosas que nadie te contó, cosas que descubrirás sólo con los años y tu propia soledad.
Pero no sufras pequeña mía, que, agarrada fuerte a la tuya, tienes mi mano firme que no te dejará caer, que encenderá la lámpara de tu camino cuantas veces sea necesario.
No dejaré que oscuros diablos te arrastren a los abismos.
Ni que ángeles incautos te prometan paraísos perdidos.
No llores pequeña mía, si yo estoy a tu lado en la vida.
Y no vuelvas más la vista atrás, lo que fue, si regresa, te decepcionaría otra vez. El pasado no tiene nada nuevo que ofrecer. Mira al horizonte, míralo bien y no dudes en ir hacia él cuando te llame.
No temas a la oscuridad, pequeña mía, yo te abrazaré cada noche cuando, acurrucada en la cama, te abandones al sueño y desees con toda tu alma otra vida.
Porque soy tú, y no te he olvidado.
Y sé que estás triste. Y que te sientes sola.
Porque aunque nadie te cuide, no llores pequeña mía, yo estoy aquí para protegerte siempre.

"(...) volveré a entrar en la noche, pues es preciso que me pierdas antes de encontrarme otra vez. Porque soy la que está sola".  (de "El libro de Monelle". Marcel Schwob)


Zoraida*





5 comentarios:

  1. La soledad no buscada no es buena. Aunque nunca estamos solos completamente siempre nos acompaña nuestro pensamiento, esa voz interior q nos calma a veces, nos aconseja y nos ayuda otras, esos pensamientos nuestros q damos forma de persona q coje nuestra mano y nos guía dándonos la fuerza suficiente para continuar quitándonos ese miedo e inseguridad ante la adversidad.....no dejes de escribir nunca tus pensamientos querida Zoraida, ellos hacen q salgan a flote sentimientos y reflexiones de nuestro interior q no nos paramos a escuchar en este día a día de nuestras vidas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mil gracias, mi preciosa amiga, por leerme y por dejar tan bello pensamiento en este universo. La idea precisamente era esa, la del yo presente hablando con el yo antiguo; queriéndolo y cuidándolo, dándole la esperanza del futuro siempre. Muchísimas gracias por enriquecerla con la fuerza que le inspiran tus propios matices. Un beso enorme. :))

      Eliminar
  2. Me gusta tu entrada.

    Alguien dijo: "Quién puede cuidar de mí, mejor que yo."

    Una gran fuerza nos declara batalla en forma constante.
    Bueno es, responderle con certeza y triunfar sobre ella.

    Un agrado estar en tu tema, Zoraida.

    Que tengas un gran día.

    ***

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto, solo que por mucho y bien que uno mismo se cuide, a veces se necesita un abrazo cálido que envuelva la noche. Muchas gracias siempre por tus maravillosas estelas, Forastero. Magnífico día para ti también. :))

      Eliminar
  3. Sí... es verdad.
    Un abrazo en su preciso momento es grandioso.

    Magnífico día, Zoraida. :)

    ***

    ResponderEliminar