sábado, 15 de octubre de 2016

La bruja y el demonio


"Desde mi escondite te soñaba, demonio provocativo e inspirador. Inflamabas mi imaginación de deseos desconocidos, prendías cada centímetro de mi piel de lujuria ardiente, desbocabas mi corazón en fantasías impensadas... Rompí entonces mi jaula de cristal y trepé buscándote a tu torre de marfil. Era tuya desde que atendí tu llamada silenciosa y aun así fui yo quien te eligió. Yo lancé el hechizo al viento que te trajo conmigo. Yo libero tus más íntimos deseos y los convierto en realidad, te envuelvo en el amor más puro inundándote en deseos de eternidad.
El uno al otro nos atrapamos, demonio mío, y así nos liberamos. Entregados en cuerpo y alma, liberando monstruos, rendidos el uno al otro sabiendo que estamos ante quien nos da el poder de ser quienes somos de verdad.
Somos la bruja y su demonio. En cósmica unión. En libertad. En equilibrio perfecto, tú y yo".

La bruja tiempo atrás fue cortejada por hombres que la amaban, hombres que la elevaban a altares de obsesiva devoción, hombres que cuando la sorprendían vagando en el páramo, hablando con la luna o en medio de las tormentas se asustaban, hombres que le decían: "Ven conmigo. Yo te protegeré de quien eres. Yo te cambiaré".
Pero ella ya estaba cansada de querer amoldarse a expectativas ajenas, de luchar contra su naturaleza de bruja nata, de despertar envuelta en lágrimas de pena y rabia.
Una noche de entre todas las noches de vacío y tristeza se tumbó en la tierra húmeda a contemplar el movimiento eterno de las estrellas, y soñó... Soñó y lanzó una plegaria a los cuatro vientos en la que veía un corazón valiente, una mente fuerte, un cuerpo en el que diluirse y renacer más ella misma cada vez. Alguien que se conociera de verdad y no se temiera. Que no se escondiera ante la adversidad ni cediera ante lo que no llegaba a comprender. Que siempre estuviera dispuesto a dar un paso más para alcanzar la verdadera sabiduría; el conocimiento de su propio ser. Alguien con quien luchar y en quien poder descansar.
Y cuando una bruja pide con el corazón, su deseo se concede.
Fue poco tiempo después que escuchó al demonio que la llamaba desde lejos como en un eco antiguo del tiempo. Y fue cuando se miraron fijamente a los ojos que él le dijo: "Ven conmigo y sé quien eres verdaderamente. Con tu luz y tu sombra, con tu inocencia y tu perversión. Con las contradicciones que albergas en tu interior. Conmigo no acalles la voz de quien eres ni tus deseos más ocultos. Yo te ayudaré a conocerte mejor y más profundamente, porque te quiero plena como eres, con todo tu poder" .

La bruja ya no se esconde, se siente poderosa en su cuerpo, lleva al límite su mente y el corazón se le expande en un amor que ya es eterno porque ha hecho que libere quien es sin temor alguno, ya para siempre. El demonio la ha conquistado y ella se ha entregado en libertad a quien calma la sed de su propio conocimiento. La bruja lo ha conquistado y él se ha entregado en libertad a quien deposita la confianza perfecta en su ser. Caminan juntos de la mano y hacen su propia magia... van dejando huellas en quienes los observan, no se desdibuja la presencia de ambos entre la multitud, los recuerdan en lugares remotos mucho tiempo después de su paso por allí, esparcen semillas que se vuelven raíces y brotes y ramas fuertes...

...y así, la unión de la bruja y el demonio perdurará más allá de los siglos; invencibles, se reconocerán en cualquiera de las vidas errantes a las que el destino los lleve, como seres excepcionales que se aceptan y se unen al fin, siendo en toda su plenitud quienes son.



Texto: Zoraida*

Imagen extraída de internet. Si eres su autor dímelo y añadiré tu nombre o la retiraré de inmediato.

6 comentarios:

  1. La vivencia intensa de este ser perseguido, odiado y adorado. Dos seres cubiertos por un manto de misticismo, se encuentran en su momento dado... Entregándose algo más que el alma.
    Una historia llena de magia, mi querida Zoraida.

    Mil besitos, preciosa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Entregando su ser en la libertad completa de dar y recibir quién se es sin miedo ni vergüenza. Entregando el amor verdadero.

      Gracias siempre por el regalo precioso de tus palabras, Auroratris.
      Un beso con todo mi cariño. :)

      Eliminar
  2. Me ha impactado y encantado esta entrada de la bruja, Zoraida. Tú que eres Luz me muestras al demonio, el ángel caído, el desterrado de los dioses y los hombres como el único que puede dar el amor completo, por entero y sin condiciones. Me encanta leerte. Un beso grande estrella maravillosa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde pequeña me intrigó el hecho de que "Aquel que porta la luz" del conocimiento (Lucifer) fuera considerado un personaje negativo u oscuro. A él que lo desterraron los dioses y los hombres, es el único que entiende el significado de aceptar.

      Gracias infinitas por tu presencia y tus palabras Inés. Un beso enorme. :))

      Eliminar
  3. Lo bueno del relato es que aunque la bruja no cambió a nadie como no quería que hiciesen con ella, hizo algo mejor y era enseñarle a alguien a que podía expandir todos sus deseos como él quisiese. En realidad todos deberíamos de ser lo suficientemente valientes para hacer como la bruja, enseñar a los demás a hacerse grande y sentirse bien en lugar de hacerles creer que la zona de confort es estar donde todos te digan "haces bien, este es tu lugar". En resumen, esta historia me la guardo como personal. ��

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La mayor declaración de amor, al menos para mí, es decirle a la persona a quien amas "contigo soy libre". Libre de ser yo en plenitud. Y la mayor demostración de amor, ayudar a que la jaula se vuelva pájaro y vuele (como decía A. Pizarnik en su poema)

      Ya sabes la alegría que me proporcionan tu visita y tus magníficas reflexiones. Mil gracias siempre MissK. Un beso enoorme, siempre. :))

      Eliminar